viernes, 13 de agosto de 2010

Libertad con límites


Encadenado. De pies y manos. Atrapado. Encarcelado, encerrado, apresado, capturado, recluido, cautivado, enrejado, contenido, detenido, retenido, esposado, maniatado,  sujetado.
Pero eso merece ser olvidado. Ahora soy libre. Orgulloso de mi pasado, dudoso de mi presente y temeroso de mi futuro. Aprendí de los grandes maestros en sitios que ellos no deberían ver. Pero ahora soy libre, y nada me va a parar. Porque solo cuando has estado incapacitado y obligado, te das cuenta de lo libre que estás llegando a ser. No hay límites. Ni los habrá. Porqué nunca los ha habido. No los he ignorado, he aprendido a convivir con ellos, a esperar impaciente su absolución. Ahora no tengo límites. Por fin me siento completo.

2 comentarios:

Diane Ross dijo...

uhhh (a lo Luzmir)
Me gutta, me gutta.
Eres increible y tu forma de escribir aun mas *O*
Esto, por la CB, no lo comentes ¬¬''

(:

Luzzmir! dijo...

Uhhh (a lo Yo :D)
Jajajaja xD
Impresionaaante Yondy, ya sabes que me encanta como escribes.
Además, justo cuando me fuí yo a la cama xDD
Sigue así, que te leeré siempre ^^

Un besazo!